5

Soy el capitan de mi alma (Invictus)

Hay veces en que es cierto, que una persona desconocida puede hacer algo genial por ti sin que tu lo esperaras y así fue ese día... pero no nos adelantemos a los acontecimientos.

La semana pasada por casualidad me entere de la película, dirigida por Clint Eastwood, Invictus, la cual trata sobre un episodio de los primeros años del gobierno de Nelson Mandela, en el cual el presidente se valió del Campeonato Mundial de Rugby como mecanismo para cohesionar una nación dividida por los años del apartheid.

Como el tema de Sudafrica me interesa bastante por razones obvias, me puse a buscar y me entere de una presentación de la película en la FNAC de Callao, así que ahí fui.

La presentación consistía en la proyección de un vídeo de como se hizo la película, siendo muy divertido el ver como Morgan Freeman (quien encarna a Mandela) decía al ser entrevistado "¡estábamos al borde de una guerra civil!" lo cual indicaba como se había compenetrado en el rol de Mandela.

La parte fundamental de la presentación consistía en un dialogo entre la periodista Ana Pastor y John Carlin autor del libro "El Factor Humano" en el cual esta basada la película Invictus.



El libro trata cubre el periodo histórico iniciado en 1984 cuando el gobierno blanco de Sudafrica inicia lentamente conversaciones con el entonces encarcelado líder del CNA Nelson Mandela, para terminar con la oportunidad que vio Mandela de empezar a romper barreras entre la población sudafricana mediante el rugby, un deporte favorito de los afrikaners, pero a la vez símbolo de la discriminación para los negros, los cuales no tenían ningún motivo para apoyar a los Springboks y a su camiseta verde (de hecho solían apoyar a cualquier otra nación que fuera rival de Sudafrica), pero Mandela comprendió la trascendencia que podría tener un cambio en esa percepción de ahí la importancia de ganarse a su causa también al equipo y sobre todo a su capitán (y futuro compadre).

Carlin ha pasado varios años en Sudáfrica, entrevistando tanto a Mandela como a miembros de su equipo de trabajo, antiguos rivales y carceleros, así como integrantes de la Selección de 1995 que gano el Campeonato mundial, deportistas que llegado el momento comprendieron que la importancia de darlo todo a fin darle ese triunfo a un país que se estaba reconstruyendo.

Una cosa curiosa comentada por el autor, es que como parte de sus entrevistas, percibió una unanimidad de respeto y hasta cariño por la figura de Mandela, aun por parte de personajes de veras siniestros durante la etapa del apartheid, ya que Madiba como hábil y carismático estratega que es comprendió como acercarse y ganarse a las personas a su causa, entendiendo sus intereses y temores. Para entender lo admirable del reto que tuvo entonces Mandela debemos recordar que en los 80s el era visto ni mas ni menos que como un terrorista, así que partiendo de ese punto lograr la confianza del rival (y luego de toda la sociedad blanca) es algo de veras desafiante.

Aproveche la ronda de preguntas para comentar un hecho que vi durante mi estancia ahí, el como a pesar de las aun existentes diferencias tanto negros como blancos reconocían y flameaban la nueva bandera (muy nueva en la época de dicho campeonato), a lo que John agrego sobre otro detalle que desconocía (y que se relata en el libro) y es que una de las cosas que hicieron los Springboks para ganarse a la poblacion negra fue aprender a cantar la canción tradicional de los negros durante el apartheid, el "Nkosi Sikelel' iAfrika".

Al finalizar la presentación me acerque para saludar a John, y de paso conseguir su autografo, pero resulto que como el recordó que yo era el que había estado en Sudafrica, una de las asistentes le indico a su hijo (creo) que me diera un ejemplar extra que tenia del libro, el cual pedí a John que me lo firmara, y claro... como suele ocurrir en estos casos cuando termino la firma ya no estaba la señora y el joven, así que desde aquí muchas gracias a eso dos desconocidos, pues pusieron en mis manos algo que me hizo recordar a una tierra a la cual le cogí cariño.

Así pues, en dos días me termine de leer el libro para poder ver la película, la cual cubre un periodo mas corto que el del libro, empezando desde la liberación de Mandela, ¿que decir sobre la película? pues que me gusto, especialmente la actuación convincente de Morgan Freeman, mostrando a una persona que hizo cosas extraordinarias por su país pero que no dejaba de sufrir ante el precio que tuvo que pagar por ello, su familia, de igual manera no deja de llamar la atención que si bien Matt Damon hace un aceptable rol como François Pienaar capitán de los Springboks, no tiene el físico necesario para ser un jugador de rugby. Pero al margen de ello son los detalles los que dan interés a la película, el como poco a poco se rompe el hielo entre negros y blancos del equipo de Mandela, como la indiferencia (con suerte) de los negros hacia el rugby deriva en afición, y asi muchas cositas mas que hacen muy recomendable la peli para entender un poco mas a este país y al legado de este gran hombre.



It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.


Fragmento de Invictus de William Ernest Henley

5 Comments to “Soy el capitan de mi alma (Invictus)”

  • Juan Arellano   enero 26, 2010 10:27 a. m.

    Suena interesante, a ver cuando la ponen en cartelera acá en Limón. ¿Quién pudiera ser el Mandela del Perú? (creo q tendría q declararse desierto.. ja) Saludos.

  • Ernesto   enero 26, 2010 10:30 a. m.

    La verdad es que que encontrar un Mandela en Peru lo veo mas fácil que encontrar uno en España, pues al menos en Perú no queremos romper el país.

  • Gissela   febrero 12, 2010 9:04 p. m.

    Vi la película hace unos días y me gustó mucho. Ahora ando en búsqueda del soundtrack.
    Saludos.

  • Galileus   febrero 18, 2010 7:42 a. m.

    Ayer la vi; sin duda una gran historia, un inspirador mensaje y una producción digna del Sr. Eastwood.

    Muy buen post!

    Saludos desde Lima!

    Galileus.

  • Rosy Mar Cárdenas A.   diciembre 07, 2013 12:50 a. m.

    mmmm...Mandela en el Perú? eso es casi imposible todo depende desde que ángulo lo veamos en fin aún nos falta mucho...

Twitter