Archive for 2017
2

Reflexiones a proposito del #CentenarioPUCP (1)

Pues si, el día de hoy mi alma mater cumple 100 años, y creo que es un buen motivo para desempolvar este blog miscelaneo (ecooo ecooo) para compartir unas reflexiones sobre el rol y acción de nuestra universidad en este momento.



Hace unos pocos años una amiga de Ing. Civil me contó que no había sido raro que le habían dicho algo como "ustedes los de la Católica se quejan de todo", y cuando me lo dijo  me sentí totalmente reflejado, pues de alguna forma ese afán de analizarlo y cuestionarlo casi todo (realidad, entorno, tecnología, proyectos) es muy común entre los egresados de nuestra universidad incluyendo a los de Ciencias e Ingeniería, a despecho de que toda la fama de "caviar" haya caído en nuestros compañeros del otro lado del Tontodromo.

¿Por qué se da esto? Mucho se puede atribuir a la exigencia, pero en el caso particular de los que pasamos por EEGGCC, creo que mucho tiene que ver el enfoque de la enseñanza matemática por la que hemos tenido que pasar, ¿como así? Lo usual en la enseñanza de matemáticas es que el estudiante aprenda las leyes y teoremas matemáticos y luego proceda a aplicarlas a fin de obtener resultados, siendo que en la PUCP una parte no pequeña de los cursos es dedicada a que el alumno este en condición de demostrar un teorema matemático, no solo aplicarlo para un resultado, lo cual entrena a la mente en la practica del análisis, y si la mayoría de nosotros no hemos vuelto a utilizar una integral o derivada desde que salimos de la universidad, pero el entrenamiento queda para toda la vida.

Ok, esto nos da un esbozo (muy parcial) de un egresado PUCP, y tal vez el porque caemos algo antipáticos (si, no es tal vez lo mas modesto que se puede decir, pero es lo que hay), pero...¿qué mas tenemos?

Hay mucho, y es difícil saber por donde empezar, pero creo que una de las cosas que construyen el carácter de los egresados PUCP es que el entorno potencia la interacción y actividades colectivas desde el primer momento, ya sea por el modelo mismo de los Estudios Generales, por la organización o representación estudiantil (volveremos a eso luego), ¡Los Jueves Culturales!, el Interfacultades, la Semana de la facultad (¡Memoria Cache!!), todo esto contribuye a generar un sentimiento de pertenencia muy fuerte, que como decía un amigo de otra universidad particular "de las universidades particulares, solo he visto que los de la Católica se pongan la camiseta de su universidad", y si, mucho de eso hay...

De igual manera, puede parecer extraño que quienes no profesamos la religión católica defendamos así a nuestra universidad, pero esto tiene mucho que ver en el espíritu de libertad y respeto que se vive en su campus, donde siempre me ha sentido como uno mas de la comunidad universitaria, la Universidad Católica es mi casa, y espero que siga siéndolo pues recuerdo las palabras que nuestro Gran Canciller Vargas Alzamora cuando en el 75 aniversario de la especialidad recalco la bienvenida a quienes sin ser católicos nos acercábamos a estudiar en la PUCP, ese espíritu de bienvenida siempre queda dentro de uno.

Pero por otro lado, no podemos pasar de lado que nuestra universidad recién esta saliendo del largo pleito con la Iglesia Católica, o mas concretamente del pleito iniciado por el ex Gran Canciller en su interés por tomar el control de la universidad, proceso que suscito el natural temor y defensa por parte de la comunidad universitaria como todos sabemos, felizmente el susto paso, pero ha sido lamentable que la gestión de Marcial Rubio haya continuado con su gestión a pesar de haberse comprometido a retirarse una vez solucionado el problema,

Esta circunstancia (aunque igual hubiera pasado con renuncia o sin ella) ha permitido que algunas cosas que se habían quedado encarpetadas en aras de la unidad de la comunidad universitaria estén aflorando, y una de ellas en concreto es el nuevo modelo de escalas de pago, que visto lo visto no había sido manejado con total transparencia y ha causado natural sobresalto, y ahora protestas frente a un proceso que ya se ve como de elitización en el que las escalas mas bajas (que tampoco es que sean pagables por una familia de clase media baja) se conceden a cuentagotas, razón por la cual muchos jóvenes que en otras épocas si que hubieran considerado a la PUCP como una opción a postular ahora simplemente no lo hacen, lo cual es un grave problema porque la diversidad (que enriquece por la diversidad de experiencias) queda gravemente afectada.



Es saludable que al fin la comunidad salga de su letargo y empiece a protestar (¡Ya era hora!), pero lo que es lamentable son los mensajes del tipo "nadie los obligo a postular" "es el mercado" "si no puedes pagar para eso están las estatales" "es ridículo pensar que porque tu siendo misio quieres estudiar allá la universidad tiene que dejar de cobrar", y mas triste aun que algunos de estos mensajes provengan de miembros de la comunidad universitaria, olvidando que al replicar estos argumentos estamos cayendo en la "lógica" que trajeron las universidades negocio (buenas y malas), siendo que en el momento en que yo ingrese y estudie la PUCP defendía un modelo en el que procuraba que la situación socioeconomica no fuera impedimento para estudiar, y así era, había escalas bajas y no era una utopía el conseguirla, lamentablemente años después empezó un proceso en el que se bloqueo el poder aplicar a dichas escalas, olvidar este detalle es olvidar lo que en teoría diferencia a nuestra universidad del resto de universidades privadas.

¿Todo lo dicho suena contradictorio? Pues no, nuestra alma mater es como un miembro de la familia, la queremos mucho, la defenderemos, pero eso no quita que cuando algo malo este ocurriendo no dejaremos de hablar de ello y hacer lo posible para que se corrija, y me alegro que las nuevas hornadas de estudiantes PUCP estén en esa labor, que así sea y sigamos en el proceso de hacer realidad nuestro lema.

Tocaría hablar de nuestra especialidad, pero eso lo haremos en nuestro blog tecnológico, nos vemos ahí ;).

Twitter