5

Adaptandome a Sudafrica

Author Ernesto    Category

Probablemente cuando estaba en el colegio y escuchaba sobre las enésimas gestiones de la comunidad internacional para pedir la liberación de Nelson Mandela (justo aproveche mientras escribía parte de esta nota para escuchar la clásica canción de Miki Gonzales), ni se me ocurría por un instante que un día estaría en la plaza que lleva su nombre, y menos aun estando el aun vivo.



Pues si, el día de mi llegada tuve la ocasión de visitar The Nelson Mandela Square, una plaza no muy grande pero simpática, presidida por una estatua de dicho líder, la cual por cierto es muy grande, no creo haber visto antes una estatua tan grande de alguien vivo (ni siquiera alguna estatua de alguien vivo) lo cual me hace recordar… “que me lo den en vida”. Regresando a la plaza mencionada ahí también se encuentra uno de los centros comerciales mas grandes de la ciudad (a lo Jockey o la Vaguada para que se hagan una idea), concentraciones de este tipo son lo usual en el país debido a que por razones de seguridad no existen (salvo según comentan en Ciudad del Cabo) avenidas comerciales (como Begonias o Gran Vía).

A todo esto…. ¿qué como fue el viaje y la llegada? La verdad que muy bien, salvo que por razones de visa tuve que cambiar mi fecha de retorno todo ok. La nueva terminal T4 de Barajas …. muy grande, desde el check in a las zonas de embarque hay que tomar un pequeño tren y de ahí caminar otro poco (de hecho hay carteles con indicaciones de cuanto te resta para llegar a tu zona de embarque). El vuelo venia casi vacío así que me fue fácil agarrar una fila de 3 asientos y dormir mas o menos cómodo (alguna vez me tenía que tocar) durante un vuelo que al ser de 10 horas asustaba a los españoles, pero habiendo ido a Perú en los vuelos de 12 horas (y una vez con escala en Caracas totalizando 16 horas) 10 horas se me hacían soportables.

El aeropuerto sencillito pero no por eso feo como el de Caracas (aunque una mejor iluminación y/o pintura haría mucho estéticamente), en la revisión de pasaportes había tanto oficiales blancos como negros, dicha situación se repetía en la cola para nacionales sudafricanos por lo que no podía dejar pensar que unos años atrás eso hubiera sido impensable.

Ya al salir restaba ubicar el taxi que me estaba esperando, lo cual fue fácil a pesar de que se equivocaron con mi apellido, en fin!!! Primer detalle, al momento de subir quise hacerlo por la puerta derecha, siendo corregido debiendo hacerlo por la otra puerta, lo cual me llevo a recordar que al igual que la mayoría de las ex colonias inglesas en Sudáfrica se conduce por la izquierda, espero no correr riesgos como los corrí cuando estuve en Londres, donde de no ser por mi amiga hubiera seguido mirando al lado equivocado al cruzar la pista.

De vuelta a la adaptación y reconocimiento pude hacer algo que tenía planeado desde poco después de saber de esta asignación: comprar MILO!!! (esto tiene su explicación: como en España lo que se toma es Cola Cao la Nestle simplemente no ha tenido motivo para intentar lanzar dicho producto, los pobres se lo pierden…) y no solo en el formato convencional granulado sino tambien en barritas de chocolate (como se trajeron a Perú desde Ecuador a principios de los 90) y como milk shake, nada mal, no? Ya veo de donde me voy a stockear a mi regreso a Madrid, el sabor es similar al que estamos acostumbrados solo que con un mayor toque de malta que vale la pena apreciar.

Un detalle curioso para entender los cambios que se han dado en esta sociedad, es que pude enterarme de que hay todo un proceso promovido por el gobierno a fin de garantizar el acceso de los negros a posiciones de relevancia en el mundo de los negocios ya sea a nivel accionarial o vía posiciones de responsabilidad (pero de verdad ya que algunas empresas solo incrementaron su porcentaje de empleados negros mas no en posiciones directivas, se esta cambiando el reglamento para evitar dicha trampa), para lo cual se han establecido indicadores y procesos segmentados por ámbito a fin de medir el cumplimiento de dicho objetivo, en este sentido la idea es que las empresas deben estar certificadas de que han logrado cumplir o están proceso de cumplir dicho plan, pues de lo contrario se dificultaría sus posibilidades de trabajar con el gobierno pues la idea es dar preferencia a las empresas que adopten dichos cambios, de momento no hay sanciones pero no se descarta que en el futuro pueda haberlas. A simple vista puede parecer muy drástico pero si tenemos en cuenta que aproximadamente el 80% de la población es negra es lógico que deban procurarse los mecanismos para mover el cambio de una situación que mantuvo excluida al grueso de la población.

Pues nada así empieza esta etapa, adaptándome al trabajo por acá, probando la comida (muy condimentada y rica debo de decir) tratando de parar la oreja para no perderme con el ingles y el acento cerrado de por acá, para cerrar debo comentar que hoy deje el hotel y me mude al apartamento que usare los próximos meses. … esto recién comienza y ya lo seguiré contando mas adelante

5 Comments to “Adaptandome a Sudafrica”

  • cindela   marzo 24, 2006 9:14 a. m.

    que guay Ernesto!!!
    me convidas el milo eh!!!
    oye es verdad q hay calles super peligrosas ?
    peor q tacora?

  • Lady Bathsheba   marzo 24, 2006 10:08 p. m.

    vaya! me alegra saber que llegaste bien y que ya estas con la camarita en accion ;)
    Suerte!

  • Martín   marzo 26, 2006 10:24 p. m.

    Estimado Ernesto

    Ayer hubo una reunión de bloggers (sábado en la noche, horario Lima) y me mencionaron que estabas en Sudáfrica. Lamentablemente no tuve mucho tiempo de hablar con la amable chica que me dio la noticia, pero ojalá te vaya bien por allá y muchos saludos desde Lima.

    Martín

  • César A. Fong E.   marzo 27, 2006 9:46 a. m.

    te quedaras por cuanto tiempo en sudafrica?

  • Gissela   marzo 27, 2006 12:12 p. m.

    Ya se extrañaba tu blog actualizado, mucho mejor con noticias de tus aventuras en nuevas tierras...

    P.D.: A mirar a la derecha para cruzar las calles... :-)

Twitter